Ernesto Talvi y su «reforma vareliana del siglo XXI» destinada a atender una emergencia social

Entrevistado en Rompkbzas, el precandidato colorado habló sobre sus propuestas, en especial la que plantea crear 136 liceos en todas las zonas de contexto crítico con un modelo pedagógico y organizativo distinto, destinado a que la vida de los chicos «no quede sellada por el lugar en el que nacen». 

A poco menos de un año de un eventual balotaje para definir el próximo gobierno, las encuestas muestran varios datos interesantes.

Uno de ellos es el significativo crecimiento del Partido Colorado que, segùn Factum, está duplicando la intención de voto que tenía a comienzos de este año.

Un fenómeno que obedece a diversos factores pero que está centrado principalmente en la oferta electoral que el histórico partido està presentado.

“La gente espera un cambio de rumbo y otro futuro posible” dijo en Rompkbzas el precandidato Ernesto Talvi. “Decidimos llevarlo a la práctica armando una organización política que se prepara pra competir y gobernar”.

Según explicó, las encuestas indican que la conversión entre el conocimiento de su proyecto y la voluntad de votarlo es muy positiva. El gran desafío, admitió, es incrementar el índice de conocimiento, que hoy es de 36%.

Talvi desarrolló su visión de lo que ha sido el periplo de los colorados desde 2002, “letal para el partido”, y lo realizado, o no, por el Frente Amplio desde que es gobierno.

El precandidato ahondó en su propuesta sobre el educación, el principal problema del país.

Talvi propone una red de 136 liceos públicos modelo que se instalarán en todas las zonas de contexto crítico del Uruguay, con un modelo organizativo y pedagógico distinto a lo que existe hoy.

Un compromiso que describió como una “reforma vareliana” para atender una situación de

Estos centros permitirán, dijo, que los chicos puedan prosperar y tener una trayectoria de vida que no esté marcada por sus barrios de origen. “Hoy, nacen con la suerte sellada”, aseguró.

Construir esos centros, explicó, significaría 160 millones de dólares. Una inversión que, aseguró, evitará que estos chicos terminen en la informalidad, dependiendo de planes estatales o terminando en el delito, sino en un trabajo digno y formal, aportándole a la sociedad.

Así, dijo Talvi, el proyecto se “paga solo” en doce años, y se pagará tres veces en 25 años. “A lo largo del tiempo no tendrá costo, sino que será un beneficio social enorme”concluyó.

Fuente: Espectador portal

ciuda Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *