El batllismo de Talvi: un poco de Luis, bastante de José, mucho de Jorge

Un pequeño país modelo. En eso quería convertir José Batlle y Ordóñez al Uruguay en los inicios del siglo XX. Un pequeño país modelo. En eso quiere transformar Ernesto Talvi al Uruguay en este avanzado siglo XXI.

Entre aquella búsqueda del presidente cuya gestión marcó como ninguna la idiosincrasia del ser uruguayo, y esta intención del candidato presidencial colorado, corrieron rios de batllismo, aunque los generadores del “ismo” no fueron los mismos Batlle.

Al socialdemócrata Batlle y Ordóñez, le siguió su sobrino, el estatista Luis Batlle Berres, y mucho después llegó el hijo de Luis, el liberal Jorge Batlle Ibáñez. Si bien Talvi refiere directamente a Batlle y Ordóñez cuando habla de volver a aquella prosperidad que le otorgó al país el apodo de “Suiza de América”, fue Jorge quien le dio el espaldarazo al economista doctorado en la Universidad de Chicago para que se lanzara a su aún breve, pero ya exitosa, carrera política.

Y, se sabe, a José y a Jorge los separa más que una generación. Tanto es así que Jorge llegó al gobierno en 1999 cometiendo parricidios varios y renegando de muchos de los postulados de su tioabuelo y de su padre.

“Me enfrenté a la orientación ideológica populista que el señor Luis Batlle Berres representaba como hombre de su tiempo”, dijo en 1989 Jorge Batlle a La República en referencia a su progenitor.

Ya por entonces, Jorge mantenía largas charlas con Talvi profesándose una admiración mutua que luego prosperó en la carrera presidencial que ahora corre el economista.

La vanguardia y el espíritu

El candidato colorado dice tener algo de todos los Batlle. Consultado por El Observador, Talvi resumió: “El espíritu transformador y vanguardista de Batlle y Ordóñez, el optimismo de Luis Batlle y el idealismo de Jorge Batlle nos inspiran. Filosóficamente, Batlle y Ordóñez fue liberal, progresista e internacionalista, las claves para la conformación de nuestro ideario”.

Al candidato colorado lo une con Batlle y Ordóñez, entre otras cosas, su obsesión por la influencia de la educación en las personas.

Las ideas de Talvi para golpear a la desigualdad social a través de la enseñanza calzan justas con las aulas que cobraron vida en las dos presidencias de Batlle y Ordóñez (1903-1907/1911-1915) a través de una constante construcción de escuelas y con la creación de los liceos departamentales (la matrícula escolar aumentó 69% entre 1903 y 1913).

Las maestras (“las monjas del batllismo” como alguna vez las llamó con puntería el herrerista Ignacio de Posadas) se asentaron no solo como promotoras del saber sino también de valores morales.

Si llega a la presidencia, Talvi impulsará la construcción de 136 liceos de tiempo completo  en las zonas más pobres del país para zurcir la red social que el paso de los años fue destruyendo hasta convertir a buena parte de la infancia carenciada en fuente de inequidades.

Acerca de los derechos civiles, así  como Batlle y Ordóñez impulsó el divorcio por sola voluntad de la mujer, Talvi respaldó el matrimonio igualitario y, con salvedades, la ley trans.

Batlle y Ordóñez se erigió en defensor de las clases trabajadoras y estableció la jornada de 8 horas, las indemnizaciones por despido y las pensiones por vejez, entre otros derechos que hoy no discute casi nadie.

A la vez, alentó la creación de sindicatos que empezaban a ganar protagonismo, particularmente al influjo de anarquistas que, perseguidos en Europa, llegaban a Uruguay recibidos por los brazos abiertos del batllismo.

 

 

“Simpatizamos con las huelgas. Cuando una se produce y se produce bien, de una manera reflexiva, con probabilidades de éxito, con elementos de resistencia que ponen verdaderamente en jaque a los patrones, nos decimos: he ahí los débiles que se hacen fuertes y que, después de haber implorado justicia, la exigen”, escribió Batlle en un editorial del diario El Día.

¿Qué pasó desde aquella definición escrita en tinta por Batlle y Ordóñez hasta el tuit que por estos días lanzó Talvi a la red de redes en el que sostuvo que los paros generales no tienen sentido, no presionan a nadie, ni defienden ningún derecho?

Luisito

Entre otras cosas, pasaron las dos presidencias de Luis Batlle (1947-1951/1955-1956) quien implementó una fuerte política proteccionista para los productos uruguayos por un lado, y le dio un volumen inusitado al tamaño del Estado.

Los críticos del denominado “luisismo” o “neobatllismo” le cuestionan haber montando un tremendo aparato clientelar que llenó las oficinas públicas y le dio a los trabajadores estatales una importante influencia que hoy hace pesar dentro del PIT-CNT. Contra ese comportamiento sindical, que apenas existía en el estado moderno que creó Batlle y Ordóñez, es que reniega Talvi.

“Es incomparable el rol y el poder de los sindicatos hoy y en la época de Batlle y Ordóñez. Lo inconveniente en la actualidad es el sindicalismo como expresión corporativa que ocupa espacios que pertenecen a representantes electos por la ciudadanía, no en su legítimo rol de defender los derechos de los trabajadores”, dijo Talvi a El Observador.

Para hablar sobre Luis Batlle, Talvi repite palabras de Jorge. “Fue un hijo de su tiempo”, dice. Por tanto, considera que “Luisito”, como lo llamaban sus correligionarios, “no puede ser juzgado con estándares actuales sin caer en anacronismos”.  El candidato colorado admite que, quizás, la faceta más polémica de la gestión de Luis radique en su política de sustitución de importaciones, aunque el contexto en el que se aplicaron no puede ser dejado de lado. “Por supuesto que no son todas pálidas: fue un incansable promotor de la industria y el desarrollo nacional, impulso que continuó dando frutos por muchos años; y en lo político fue un brillante defensor de la democracia frente a los regímenes totalitarios que a izquierda y derecha germinaban en su época”, elogió Talvi.

El último Batlle

Por supuesto, mucho más ha influido en el candidato colorado su padre político e hijo de Luis, Jorge Batlle quien, como fue dicho, tras una estrecha relación, le dio el empujón para que hoy encabece el resurgimiento que parece experimentar el Partido Colorado. La caída del coloradismo ocurrió precisamente tras la presidencia de Jorge (2000-2005) a quien le tocó padecer la mayor crisis económica y social de la historia del país. Antes de que eso sucediera y embretara a  su gobierno, Jorge intentó poner en práctica su liberalismo económico y político con el que Talvi mayormente comulga. Batlle procuró sin éxito algunas desmonopolizaciones, logró bajar la cantidad de empleados públicos, estrechó relaciones con Estados Unidos y las rompió con Cuba.

Para hablar sobre Luis Batlle, Talvi repite palabras de Jorge. “Fue un hijo de su tiempo”, dice.

Talvi recuerda que, desde su filosofía liberal, Jorge se opuso tempranamente a algunos de los principios dirigistas de su padre. “(Jorge)Reconoció que la prosperidad de los pueblos estaba basada en asegurar la igualdad de oportunidades por parte del Estado, debiendo soltarle la rienda a muchas áreas de la economía. Siempre cantando la justa, el tiempo le dio la razón y hoy muchos de sus detractores reafirman sus postulados históricos cuando el propio Jorge, consciente de las necesidades de los tiempos que corren, ya pensaba en nuevos desafíos”, concluyó el candidato colorado.

Eso sí, probablemente Talvi nunca llegue a ser tan batllista como su padre quien, huyendo de la guerra, llegó al país cuando la “Suiza de América” aún no había iniciado el camino hacia su destino latinoamericano. “Batllista, sí. Colorado, no sé”, solía decir Manuel Talvi en una definición a la que Ernesto seguramente no se atrevería.

Fuente: Diario El Observador

ciuda Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *